A inicios de la década del ´80, investigadores de la Universidad de Texas A&M introducen el concepto sobre Condición Corporal en Equinos.

El Dr. Henneke DR y sus colaboradores, publican en el año 1983 en la revista Equine Veterinary Journal, la escala de condición corporal con una valoración de 9 puntos desarrollada inicialmente para su uso en yeguas de cría.

Luego varios estudios y trabajos fueron complementando tal idea, incluso algunos elaboran escalas de puntuación de 1 a 5.

Conocer la evolución de la condición corporal tanto a nivel individual como por grupos de categorías, es parte esencial del Monitoreo Nutricional, ayudándonos a interpretar los cambios en la alimentación y las necesidades nutricionales afectadas por condiciones ambientales, estados fisiológicos o niveles de actividad física. Interpreta la regulación del peso corporal por el balance del metabolismo energético.

Además, ofrece una herramienta consistente para unificar criterios de evaluación en todos los participantes que atienden los caballos (dueños, peones, veterinarios, nutricionistas, etc.)

El sistema es una medida de puntuación que asigna un valor numérico al estado de gordura de los animales, observado a través de la grasa de cobertura y prominencia de los huesos, de varios puntos de la conformación corporal (ver áreas en la Figura).

Es un método objetivo, siendo independiente de la raza, condición física, conformación, edad, hidratación o llenado del intestino del animal.

Se realiza por observación visual y tacto. No se necesita balanza, cinta métrica ni cálculo matemático.

Áreas de Exploración de la Condición Corporal

A. Cuello: En un caballo extremadamente delgado podremos ver la estructura ósea del cuello. A medida que mejora su condición comienza a depositar grasa en la parte superior del mismo

B. Cruz: Esta zona puede confundirnos por la conformación propia de cada individuo, debido que hay caballos que poseen una cruz más prominente que otros. La acumulación de grasa hace que está estructura sea más o menos visible.

C. Lomo: Es una de las primeras áreas donde se comienza a depositar grasa. En caballos muy delgados, las apófisis espinosas (la punta de cada vértebra) se hacen muy sobresalientes e incluso se pueden ver.

D. Base de la Cola: En los niveles más bajos de condición corporal esta área es prominente, a medida que el caballo engorda está región se va llenando de grasa hasta incluso formarse un abultamiento.

E. Costillas: Es el segundo lugar en orden de depósito graso y es de rápida observación tanto visual como al tacto. Punto clave para distinguir por abajo o arriba de una condición moderada.

F. Hombro: Este lugar es de utilidad para definir mejor la condición corporal sobre todo en los casos en que debido a la conformación propia del caballo pueda inducirnos a error.

condicion-corporal-equinos-SUPEQ