La calidad de la dieta ha sido identificada como un regulador clave de la situación nutricional, condición corporal, tasa de desarrollo y éxito reproductivo. Para una producción equina eficiente los forrajes de buena calidad son esenciales; estos pueden ser en forma de pastos frescos o conservados como heno y en algunos casos henolaje o ensilaje. En nuestro medio las dietas de yeguas madres y potrillos tienen una proporción de forraje verde que oscila entre un mínimo del 50% hasta prácticamente el 100% del consumo total por día. Las estimaciones de la utilización del forraje se relacionan con su contenido de nutrientes, en especial, de sus carbohidratos.

Pramide del Valor Nutritivo de los forrajes para el Equino

El valor nutritivo de los forrajes es una función del consumo, la composición química, la digestibilidad y la biodisponibilidad. Las múltiples fuentes de forrajes usados en la alimentación de los equinos (pasturas, verdeos y henos principalmente), sufren variaciones en cuanto a su contenido de nutrientes a lo largo del año, por ende, el conocimiento de su composición y calidad, así como el consumo voluntario y el aprovechamiento por el aparato digestivo de la categoría, resulta clave para la valoración nutricional del plan de alimentación y respuesta animal.

Artículo Completo: La Especie Equina; Año 15, Nº55, Pág. 44-48
http://www.aave.com.ar/revistas